La casa vacía
Luis de la Fuente. Fragmento inicial del cortometraje "La casa vacía " (2012)
 
Género: drama fantástico.
Duración del guión sin créditos: 22' 30".
Nº de páginas: 24 (descarga de pago para leer la novela completa).
Sinopsis: varias personas de elevada edad quedan citadas en una casa vacía...
 
FUNDE A:

INT. VIVIENDA. HABITACION CON VENTANA - DIA.

Una habitación amplia y sin mobiliario que, por el aspecto descuidado de sus ventanas y el pobre estado de sus paredes, podría ser de primeros del siglo pasado. No se escucha ningún ruido, tan sólo el sonido apagado del tráfico procedente quizá de alguna avenida próxima, que se filtra por el vidrio sucio de la ventana.

FUNDIDO A NEGRO:



INT. VIVIENDA. HABITACION CON BALCON - DIA.

Una estancia aún más grande que la anterior, pero en el mismo estado de abandono que hace desmerecer una casa que tiempo atrás fue, sin duda, distinguida. La estancia cuenta con un balcón cuyos cristales tampoco se han limpiado en años.

FUNDIDO A NEGRO:



INT. VIVIENDA. COCINA - DIA.

Una cocina descuidada con muebles de principios de los años 50. Sus paredes están amarillentas, sucias y algo descascarilladas.

FUNDIDO A NEGRO:



INT. VIVIENDA. CUARTO DE BAÑO - DIA.

El cuarto de baño, al igual que el resto de la casa, se encuentra lleno de polvo y con los sanitarios totalmente descuidados. Una capa de suciedad ha convertido el espejo ubicado sobre el lavabo en una superficie casi opaca.

FUNDIDO A NEGRO:



INT. VIVIENDA. PASILLO Y SALON - DIA.

Un largo pasillo iluminado por la luz de la calle que se filtra como puede por las ventanas de las habitaciones ubicadas a un lado del corredor, cuyo suelo de parquet se muestra oscuro y sin brillo. Al fondo del pasillo se encuentra la puerta de la vivienda, cuyo sucio aspecto está a tono con el resto de la casa.

LA CAMARA AVANZA LENTAMENTE por el pasillo y se encamina hacia la puerta de entrada de la casa; antes de llegar, realiza una PANORAMICA y nos muestra un enorme salón iluminado por la luz que entra a través de los dos balcones con los que cuenta la estancia. Los únicos muebles que vemos en la habitación son siete viejas sillas de madera dispuestas en un amplio círculo entorno a un centro imaginario hacia el cual parecen estar enfrentadas.

Escuchamos cómo alguien introduce una llave en la cerradura de la puerta y entra en la casa cerrando de nuevo la puerta tras de sí.

El hombre, que tendrá cerca de ochenta años y parece sufrir algún tipo de demencia cognitiva, avanza con lentitud y torpeza hacia el salón, haciendo crujir a cada paso el viejo suelo de parquet. LUIS se detiene frente a la puerta del salón y observa éste con seriedad, fijando su atención en las sillas dispuestas en la estancia; algo desorientado, Luis entra en el salón y se aproxima hacia uno de los balcones, a través de los cuales dirige una mirada a la calle. Después, se sienta en la silla que tiene más próxima sin desabrocharse ni siquiera el abrigo. La ubicación, quizá por estar de espaldas al balcón o por cualquier otra razón que se nos escapa, no acaba de convencerle. Luis se levanta y escoge para sentarse la silla situada justo enfrente. El hombre recorre con la mirada las sillas que tiene frente a sí y luego baja la vista. Escuchamos cómo alguien introduce la cerradura en la puerta de la casa. Luis no se inmuta. Una mujer de la misma edad que Luis entra en la estancia. Aunque no puede ocultar su procedencia humilde, viste con dignidad.

VICTORIA entra en el salón y se coloca tras el respaldo de la silla situada frente a Luis, justo en la silla que éste había ocupado por primera vez. La mujer apoya las manos en el respaldo y se queda mirando a Luis con fijeza. Luis alza la vista y se la queda mirando con expresión vacía y como si no la reconociera.

VICTORIA
(alzando la voz)
¿Por qué me miras así? ¿Es que no sabes quién soy?

Luis no hace ni una mueca.

VICTORIA
(airada)
¡Desde luego esto es el colmo! ¿Es que no recuerdas nada?
(pausa)
Soy Victoria, tu mujer. Estuvimos casados cuarenta y nueve años.

Luis baja la mirada hacia sus zapatos sin prestar atención a la mujer. Victoria resopla, indignada, deja su bolso y su abrigo en la silla que ha escogido, y sale del salón con paso firme.



INT. VIVIENDA. COCINA - DIA.

Victoria entra en la cocina y abre una alacena en la que hay varios vasos.

VICTORIA
(cuchicheando en voz baja)
¡Madre mía, qué locura! ¡Casi cincuenta años junto a este hombre y no sabe quién soy!

Victoria coge un vaso del mueble y abre el grifo para lavarlo. Al comprobar que no sale agua, se agacha y abre la llave de paso que se encuentra bajo el fregadero. De inmediato, un fuerte chorro de agua empieza a caer por el grifo. La mujer lava el vaso.

VICTORIA
(refiriéndose al vaso)
¡Qué asco!

Después de enjuagar el vaso, lo llena de agua y bebe de un trago su contenido.



INT. VIVIENDA. SALON - DIA.

Luis escucha los pasos de Victoria aproximándose hacia el salón. Al entrar la mujer en la estancia la sigue con la mirada. Victoria se sienta en la silla situada frente a Luis y coloca su abrigo y su bolso sobre las rodillas. Victoria dirige su mirada a Luis.

VICTORIA
¿Has venido tú solo?

Luis hace una mueca con la cara como queriendo decir que no entiende lo que la mujer le está preguntado. Victoria se da por vencida.

VICTORIA
(acomodándose en la silla)
¡Bah, contigo es imposible!

Victoria mira a su alrededor.

VICTORIA
(hablando para sí)
¡Hay que ver cómo está la casa! ¡Madre mía! ¡Cómo la dejé yo y cómo está ahora!

Victoria se vuelve hacia uno de los balcones.

VICTORIA
(en voz baja, para sí)
¡Está todo asqueroso!

Victoria dirige la mirada hacia Luis, al que observa en silencio durante unos instantes. Finalmente, y más mesurada, vuelve a preguntarle:

VICTORIA
¿De verdad que no me conoces?

Luis, que se encontraba mirando hacia una esquina de la habitación, centra su atención en Victoria, a la cual observa fijamente sin decir nada. Victoria, harta, se levanta y comienza a ponerse el abrigo con la intención de marcharse. En ese momento, escuchamos cómo alguien accede a la casa. Victoria dirige la mirada hacia la puerta del salón. ANTONIA, una mujer de la misma edad que Luis y Victoria, entra en el salón vestida con suma sencillez y sin ninguna prenda de abrigo. Victoria la saluda con total naturalidad.

VICTORIA
Hola, Antonia, ¿viene a cobrar el recibo?

ANTONIA
No, venía a ver si necesitaban más sillas.

VICTORIA
De momento, sólo estamos mi marido y yo.

Victoria acaba de abrocharse el abrigo...
 
Puedes comprar el guión "La casa vacía" en formato ebook en Bubok:
 
Comprar ebook
PVP: 1,99 €
 
 
Fotografías e Ilustraciones
Láminas, cuadros, lienzos, bolsos, fundas, etc...
 
 
 
Autores
Luis de la Fuente
Alberto Garijo
 
Textos breves
Luis de la Fuente
Alegoría
A oscuras
Angya
Año Nuevo
Azul
Brooklyn Heights
Cuando nos hayamos ido
El amor los besó
El callejón
El hijo del mecánico
El hogar roto
El rumor
Flotando
Herrumbre
Insomnio azul
Justo y Teófila
La casa de mis abuelos
La ducha
La explosión
La llamada
La mujer del marinero
La partida
Long Beach
Mi infancia se quedó allí
Nocturno
Ojos líquidos
Sag Harbor
Se atenúa la risa
Su primer viaje a Nueva York
Todo había terminado
Un destello de consciencia
Un recuerdo
Una canción de amor
Una estación de tren...
 
Alberto Garijo
Azar eólico
Contacto cósmico
Don Fulgencio
El peor piso de la ciudad
Estirpe Báquica
Instinto, instinto
La antena parabólica
La emanación
La sinceridad del batracio
Las fuentes del río Padre
Manolo echa una cana al aire
Mi auditorio
Misterio menor
Orbital
Otro papelucho más
Productos Concienzudos, S.A.
Reflejos íntimos
Sinonimia frutal
Un bulo
 
Novela corta
Las sombras
 
Guiones cinematográficos
La casa vacía
Momentos
 
Conocer Madrid
Callejuelas y plazas de Madrid
 
Creatividad
Láminas, bolsos, relojes...
 
Transcomunicación
Psicofonías y psicoimágenes
 
Simulación aérea
Vídeos X-Plane
Vuelta aérea a los EEUU
 
In Memoriam
In Memoriam
 
Enlaces de interés
Enlaces de interés
 
Contacto
staff[arroba]dosautores.com
 
 
Advertencia legal: todos los contenidos de esta página están sujetos a copyright.
Cualquier plagio de los textos o imágenes publicados en www.dosautores.com será puesto en conocimiento de los juzgados de Madrid y/o San Sebastián.
Esta actuación se hará extensiva a la publicación de la totalidad, o parte del texto, fuera o dentro de internet, sin consentimiento por escrito del correspondiente autor.
 
Ayudan a mantener este espacio en la red:
www.25kmh.es
www.alquilerplaya.com