Orbital
Alberto Garijo (2012)
 

Orbital
La noche era limpia y estrellada, una circunstancia particularmente inspiradora si se está al aire libre y la temperatura se muestra benévola; y las dos figuras que se hallaban en el jardín de la residencia geriátrica disfrutaban de aquel espectáculo brindado por la naturaleza, esa madre voluble de indescifrables designios que todo lo crea y lo destruye. La silueta más joven correspondía a una cuidadora del centro, una empleada novata a quien los compañeros más veteranos habían prevenido ya contra la tentación de ceder a los caprichos de los ancianos allí alojados. A menudo se trataba de las típicas peticiones absurdas propias de unas mentes infantilizadas o víctimas de la demencia senil. Sin embargo aquel viejecillo postrado en su silla de ruedas -la segunda sombra de la escena- le había suplicado con tanta insistencia permanecer unos minutos más en el exterior del edificio que ella accedió. Posiblemente su falta de firmeza le acarrearía un toque de atención no muy amable a cargo del director de la institución, algo que ella acataría sin quejas ni remordimientos. A fin de cuentas desdeñar el ruego de un hombrecillo imposibilitado para caminar y olvidado por su familia hubiera estropeado la dulzura de aquella hermosa noche, sobre todo si como era el caso la demanda consistía en pasar un ratito fuera de los falsamente acogedores tabiques del asilo para observar el firmamento. Ella no entendía muy bien el chapurreo del anciano, a quien un enfermero de tosco humor apodaba "Cablecitos" por su propensión a guardar trozos de alambre y pilas desechadas. Pero intuía más allá de las palabras la sincera emoción que comunicaba aquel rostro arrugado cuando paseaba con dificultad su vista cansada entre las constelaciones, susurrando a veces un callado "bip, bip". Y en tanto ella le acariciaba un poco la mejilla, muy lejos, por encima de la atmósfera, orbitaba la Tierra por enésima vez un anticuado y obsoleto satélite artificial, una microluna de difunta electrónica que parecía echar de menos a su diseñador, un técnico jubilado y octogenario engullido por el destino y que agotaba sus últimos días en un oscuro geriátrico de un país extraño.

 
Fotografías e Ilustraciones
Láminas, cuadros, lienzos, bolsos, fundas, etc...
 
Recomendamos:
 
 
 
 
 
Autores
Luis de la Fuente
Alberto Garijo
 
Textos breves
Luis de la Fuente
Alegoría
A oscuras
Angya
Año Nuevo
Azul
Brooklyn Heights
Cuando nos hayamos ido
El amor los besó
El callejón
El hijo del mecánico
El hogar roto
El rumor
Flotando
Herrumbre
Insomnio azul
Justo y Teófila
La casa de mis abuelos
La ducha
La explosión
La llamada
La mujer del marinero
La partida
Long Beach
Mi infancia se quedó allí
Nocturno
Ojos líquidos
Sag Harbor
Se atenúa la risa
Su primer viaje a Nueva York
Todo había terminado
Un destello de consciencia
Un recuerdo
Una canción de amor
Una estación de tren...
 
Alberto Garijo
Azar eólico
Contacto cósmico
Don Fulgencio
El peor piso de la ciudad
Estirpe Báquica
Instinto, instinto
La antena parabólica
La emanación
La sinceridad del batracio
Las fuentes del río Padre
Manolo echa una cana al aire
Mi auditorio
Misterio menor
Orbital
Otro papelucho más
Productos Concienzudos, S.A.
Reflejos íntimos
Sinonimia frutal
Un bulo
 
Novela corta
Las sombras
 
Guiones cinematográficos
La casa vacía
Momentos
 
Creatividad
Láminas, bolsos, relojes...
 
Transcomunicación
Psicofonías y psicoimágenes
 
In Memoriam
In Memoriam
 
Enlaces de interés
Enlaces de interés
 
Contacto
staff[arroba]dosautores.com
 
 
Advertencia legal: todos los contenidos de esta página están sujetos a copyright.
Cualquier plagio de los textos o imágenes publicados en www.dosautores.com será puesto en conocimiento de los juzgados de Madrid y/o San Sebastián.
Esta actuación se hará extensiva a la publicación de la totalidad, o parte del texto, fuera o dentro de internet, sin consentimiento por escrito del correspondiente autor.
 
Ayudan a mantener este espacio en la red:
www.25kmh.es
www.alquilerplaya.com