Instantáneas
Capítulo 15 de la novela "Las sombras" (Luis de la Fuente - 2003)
 

Instantáneas
Escuchó cómo Carlos y su tía regresaron del supermercado cargados con varias bolsas de comida y las depositaban en la mesa de la cocina. Como no podía permanecer en el cuarto de baño toda la mañana, no le quedó otro remedio que armarse de valor y enfrentarse lo más dignamente posible a lo que se le avecinaba.

Cuando Angya y él se vieron fue como si la cocina se hubiese cargado de pronto con electricidad, cuyas chispas saltaban y chisporroteaban en todas direcciones. Carlos no parecía darse cuenta de nada; se le notaba, eso sí, algo inquieto. Eve, a la que habían invitado a comer, se presentó vestida con una blusa y un pantalón muy ceñido que hacía resaltar su espléndida figura.

Se acomodaron entorno a la mesa de la cocina, una amplia estancia que bien podría dar cabida fácilmente a seis o siete persona sin estrecheces y que contaba con una puerta que daba a una especie de patio interior, muy amplio y luminoso, lleno de plantas que, a tenor de su aspecto, Angya debía cuidar con esmero. Miguel sabía que un solo cruce de miradas podría delatarles y procuró disimular lo mejor que pudo. Eve se comportó con total naturalidad, no dando en ningún momento la impresión de sentirse atraída por Miguel.
-¿Qué has hecho con esas fotografías tuyas tan lindas que tenías por aquí? -preguntó Eve a Angya durante la sobremesa.
-Las he guardado.
-¿Por qué? -interrogó Eve con tal énfasis que más que una pregunta parecía una exclamación.
-He cambiado mucho. Ya no soy la misma.
-¡Bueno, ya no tienes veinte años, eso es todo! Pero sigues estando igual de bonita. ¿Por qué las has guardado? No lo entiendo. Seguro que a Miguel le gustaría saber cómo eras de joven, ¿verdad, Miguel?
Miguel no dijo nada; sólo afirmó con un leve movimiento de cabeza mientras se preguntaba qué podría haber visto Eve en él para que le planteara tan abiertamente semejante cuestión. Angya, que pareció dudar unos instantes, se levantó finalmente de la mesa y salió de la habitación.
-¿Tú conoces esas fotos de tu tía, Carlos?
Carlos negó con cierta gravedad.
Angya regresó al poco con un sobre lleno de fotografías y se lo entregó a Miguel mientras tomaba asiento de nuevo a su lado. Miguel extrajo las fotografías del sobre en las que se encontraban y comenzó a ojearlas una por una, muy despacio. Eran fotografías de estudio que no tenían nada que envidiar a las de las actrices de Hollywood más cotizadas. Miguel observaba las fotografías de igual forma que los rascacielos de Manhattan, temiendo que fueran a desaparecer en cualquier momento de entre sus manos. Al dar la vuelta a una instantánea alcanzó a leer: "Angeles Lladó", y después una fecha en inglés: "March, 18, 1933". Hizo la cuenta mentalmente: tenía cuarenta y tres años y nadie se aventuraría a echarle más de treinta y cinco, treinta y ocho años a lo sumo. Eve iba pasando las fotografías a Carlos, que contemplaba los rasgos de aquella jovencita de increíble belleza, cuyas poses llenas de seducción invitaban a recrear cuantos espejismos de amor la mente fuera capaz de imaginar. Las miradas de Angya y Miguel se cruzaron y el milagro, en toda su mágica sencillez, se volvió a producir. Fue como si de pronto la habitación que ocupaban se llenara a rebosar, y en un solo instante, del amor que se derramaba a espuertas a través de sus ojos. Notó cómo Carlos les miraba desconcertado mientras Eve sonreía para sí con cierta complicidad mal disimulada.

 
 
Alquiler de apartamentos
 
 
 
Textos breves
Luis de la Fuente
Alberto Garijo
 
Transcomunicación
Psicofonías y psicoimágenes
 
In Memoriam
In Memoriam
 
Enlaces de interés
Enlaces de interés
 
Contacto
staff[arroba]dosautores.com
 
Alquiler de apartamentos
 
Scooters de movilidad
 
Advertencia legal: todos los contenidos de esta página están sujetos a copyright.
Cualquier plagio de los textos o imágenes publicados en www.dosautores.com será puesto en conocimiento de los juzgados de Madrid y/o San Sebastián.
Esta actuación se hará extensiva a la publicación de la totalidad, o parte del texto, fuera o dentro de internet, sin consentimiento por escrito del correspondiente autor.
 
Ayudan a mantener este espacio en la red:
www.25kmh.es
www.alquilerplaya.com