texto
Psicoimágenes - Luis de la Fuente

Las imágenes mostradas bajo estas líneas fueron conseguidas entre los años 1992 y 1994. La grabación de las imágenes anómalas sólo requirió realizar un circuito cerrado de monitorización entre la cámara de vídeo y el televisor empleado para la prueba, intercalando entre ambos una vídeo-grabadora para registrar los resultados directamente en la cinta. En los campos de retroalimentación que se producen al encuadrar la pantalla de televisión con la cámara de vídeo es donde se formarán las paraimágenes, por lo que, tras grabar dichos campos (entre uno y cinco minutos serán suficientes), deberemos posteriormente visualizar el resultado imagen por imagen (cuadro a cuadro).

Rostro de mujer

Gira un poco más...

Rostro de mujer

Y finalmente nos muestra su perfil derecho antes de desvanecerse.

Rostro masculino

El rostro, que ocupa gran parte de la zona central de la imagen, parece tener los ojos cerrados y mirar hacia abajo.

Rostro de hombre

Rostro demacrado en el centro de la imagen que parece mirarnos.

Mujer con túnica

Figura aparentemente religiosa que nos saluda con su mano derecha. Algo parece flotar sobre su cabeza.

Rostro enorme

Rostro frontal enorme del que apenas podemos distinguir los labios, la nariz y parte de los ojos.

Rostro humano

Rostro cuyas facciones no logramos distinguir debido al fuerte contraste producido por la lámpara de luz negra.

Rostro frontal enorme

Rostro conformado sólo parcialmente.

« 1 2 3 »

El experimentador


Luis de la Fuente

Luis de la Fuente

A modo de resumen

Los primeros intentos de transcomunicación los llevé a cabo durante las navidades de 1989. La razón que me impulsó a iniciar las experiencias de grabación fue el fallecimiento repentino de Inma y Alvaro, dos personas jóvenes y llenas de proyectos cuyas pérdidas, coincidentes prácticamente en el tiempo, me dejaron profundamente marcado, hasta el punto de modificar incluso mi trayectoria profesional, por aquel entonces ligada al cine profesional. Con ambos tenía proyectos que el infortunio truncó de forma abrupta e inesperada. Tras estas pérdidas trágicas me dispuse a comprobar si la comunicación con las personas fallecidas podría ser posible, obteniendo mis primeros resultados tan sólo unos días después de iniciar las pruebas. En las grabaciones, efectuadas prácticamente en su totalidad en mi domicilio, empleé televisores, transistores desintonizados o ruido de agua como soporte. Para llevar a cabo las experiencias de grabación no son necesarios costosos equipos, pero sí grandes dosis de paciencia, constancia en la experimentación y por supuesto fe en el contacto. Resulta indispensable el empleo de auriculares para la escucha de las parafonías, pues éstas pueden estar enmascaradas por el ruido de soporte, por otra parte indispensable. Si desea saber cómo registrar las voces, pinche aquí. Si desea conocer las páginas de otras personas que llevan a cabo experiencias de transcomunicación, pinche en este otro enlace.