texto
Psicofonías - Luis de la Fuente

-


Psicofonías

Modo de operar y equipo empleado

Luis de la Fuente
Escrito en 2006

Se ha de advertir en primer lugar que habitualmente no se obtienen resultados durante las primeras grabaciones, razón por la cual debe tenerse paciencia y no desanimarse. Konstantin Raudive, uno de los estudiosos mas entusiastas del fenómeno y que más registros psicofónicos consiguió durante los nueve años de prácticas que finalizaron a su fallecimiento, en 1974, a la edad de sesenta y cinco años, tardó cerca de tres meses en registrar sus primeras voces.

Independientemente de la grabadora que se emplee para llevar a cabo la experiencia, una buena forma de experimentar es utilizar dos radios de onda corta, una desintonizada entre emisoras -ruido blanco- y otra sintonizada, o incluso a medio sintonizar, en alguna emisora de habla extranjera que apenas emita música, es decir, sólo locución. El volumen de ambas radios no debe ser molesto para quien efectúe la experiencia, tan sólo debe percibirse un ruido de fondo que pueda ser empleado por las entidades para formar los sonidos adecuados mediante sobreimpresión, transformación o substitución. Por supuesto, también es posible efectuar las grabaciones únicamente con el sonido ambiente que reine en la estancia donde efectuemos la prueba -sin el sonido de soporte que aportan las radios-; si bien un número importante de las inclusiones en estos casos, de producirse, suelen quedar registradas a un nivel sonoro bastante bajo, doy fe de que el ruido procedente del tráfico puede dar soporte a la obtención de buenos registros. Existen otros sonidos de soporte e incluso aplicaciones en internet que dicen aportan un buen "caldo" sonoro para la inclusión de voces anómalas, pero sus resultados no me convencen en absoluto por ser susceptibles a la pareidolia. A partir de este punto, cada experimentador conducirá la prueba como considere oportuno. En mi caso, efectúo tres o cuatro grabaciones de unos diez minutos cada una durante las cuales aprovecho para hacer llamadas a las posibles personas fallecidas de mi familia y allegados, instándolas si pueden y lo desean, a dejar el mensaje que consideren oportuno. En ocasiones, también trato de ponerme en contacto con alguno de los experimentadores de TCI europeos ya fallecidos.

Después, sólo hay que descargar las grabaciones obtenidas a un ordenador y escucharlas con mucha atención en el programa de sonido que empleemos, en mi caso, el editor libre y gratuito Audacity. La escucha, y esto es fundamental, se deberá efectuar empleando los mejores auriculares que estén a nuestro alcance y en un ambiente donde haya pocos ruidos. Cuando creamos haber obtenido una inclusión deberemos separarla del resto, filtrarla para eliminar en lo posible los sonidos de fondo producidos por las mismas fuentes que hemos empleado para aportar energía acústica a la prueba y amplificarla para facilitar su interpretación, tras lo cual la conservaremos la grabación en formatos wav y mp3 en nuestro ordenador y en un disco duro externo.

La utilización del sonido del agua como portadora ofrece también resultados aceptables, además de erradicar la posibilidad de que podamos confundir una entrada espúrea de radio con una voz anómala. Debo aclarar que la utilización de una buena grabadora no aumenta la cantidad de voces registradas, pero sí mejora su calidad. Lo importante en este tipo de experiencias es efectuar las grabaciones con regularidad, llevándolas a cabo de la forma que mejor se adapte a la personalidad del experimentador. La experiencia a lo largo de estos últimos 50 años ha demostrado que repetir ciegamente los procedimientos de otros investigadores no garantiza en absoluto la obtención de registros.

Dado que el equipo empleado y las distintas modalidades de efectuar la prueba sólo son formas de encauzar y acrecentar la capacidad mediúnica de la persona que efectúa la experiencia, gastar cantidades ingentes de dinero en equipos de elevado coste no suele reportar mejores resultados. Una buena grabadora de campo que no genere ruido de fondo y unos cascos o auriculares de buena calidad para escuchar con atención los registros son suficientes para efectuar las experiencias. Creer que alguna vez dispondremos de dispositivos electrónicos para comunicarnos con nuestros familiares y amigos fallecidos con sólo pulsar un botón es simplemente una entelequia pueril.

El filtrado mediante una reducción de ruido selectiva (noise reduction) y la amplificación posterior del registro, consigue en muchas ocasiones resultados que, sin ser espectaculares, mejoran la calidad de las voces que en la grabación original se perciben tenuamente y logra que voces inaudibles en la grabación original se escuchen con cierta claridad tras el proceso de filtrado. También a veces se debe disminuir la velocidad de reproducción de las voces, pues éstas parecen haber sido registradas a una velocidad inusualmente rápida. La persona que desee entender los registros deberá ser capaz de separar y diferenciar los sonidos de fondo empleados durante la grabaciones de las propias voces; en algunas grabaciones esto resulta fácil; en otras, no tanto. Pero esta es la clave. La interpretación fonética de las psicofonías o parafonías que reseño en las próximas páginas para facilitar la comprensión de las voces no debe interpretarse como una especie de conductismo (se me dice lo que debo escuchar), sino como una referencia que facilite la interpretación de los registros.

Si aún no ha escuchado las parafonías o psicofonías que presento en este sitio web, pinche aquí.

------------------