texto
Psicofonías - Luis de la Fuente
Psicofonía

Inma te está intentando hablar

Año 1990

Tras preguntar por una amiga fallecida el 21 de diciembre de 1989.

Psicofonía

Luis, te quiero mucho, Luis, pero déjame

Año 1990

No soy capaz de reconocer esta voz de mujer que parece canturrear el mensaje.

Psicofonía

No puedo contestarte, pero sé quién te habla

Año 1990

Voz masculina tras preguntar por la identidad de un comunicante.

Psicofonía

Tú también te tendrás que morir

Año 1990

Mientras estaba conversando con mi madre sobre Francisco Franco.

Psicofonía

Soy el fantasma de tu abuela

Año 1990

Preguntando por mi abuela, la madre de mi padre. Mi abuela falleció cuando yo era aún niño y no puedo asegurar que sea su voz.

Psicofonía

Te lo prometo, Luisito, soy tu abuela

Año 1990

Como en el caso anterior, no puedo identificar esta voz.

Psicofonía

Soy Konstantin

Año 1990

Tras preguntar por el escritor, filósofo y psicólogo letón, Konstantín Raudive, discípulo de Carl Gustav Jung.

Psicofonía

Algo más a su tiempo

Año 1990

Como suele suceder habitualmente, las entidades no contestan abiertamente a ciertas cuestiones.

« 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 »

El experimentador


Luis de la Fuente

Luis de la Fuente

A modo de resumen

Los primeros intentos de transcomunicación los llevé a cabo durante las navidades de 1989. La razón que me impulsó a iniciar las experiencias de grabación fue el fallecimiento repentino de Inma y Alvaro, dos personas jóvenes y llenas de proyectos cuyas pérdidas, coincidentes prácticamente en el tiempo, me dejaron profundamente marcado, hasta el punto de modificar incluso mi trayectoria profesional, por aquel entonces ligada al cine profesional. Con ambos tenía proyectos que el infortunio truncó de forma abrupta e inesperada. Tras estas pérdidas trágicas me dispuse a comprobar si la comunicación con las personas fallecidas podría ser posible, obteniendo mis primeros resultados tan sólo unos días después de iniciar las pruebas. En las grabaciones, efectuadas prácticamente en su totalidad en mi domicilio, empleé televisores, transistores desintonizados o ruido de agua como soporte. Para llevar a cabo las experiencias de grabación no son necesarios costosos equipos, pero sí grandes dosis de paciencia, constancia en la experimentación y por supuesto fe en el contacto. Resulta indispensable el empleo de auriculares para la escucha de las parafonías, pues éstas pueden estar enmascaradas por el ruido de soporte, por otra parte indispensable. Si desea saber cómo registrar las voces, pinche aquí. Si desea conocer las páginas de otras personas que llevan a cabo experiencias de transcomunicación, pinche en este otro enlace.