texto
Psicofonías - Luis de la Fuente
Psicofonía

Mamá..., mamá

Año 1990

Voz de una chica joven que se escucha por encima del ruido de un transistor.

Psicofonía

Más importante conocerte que conocernos

Año 1990

Una buena enseñanza, sin duda.

Psicofonía

Me falta Dios

Año 1990

Reproche o queja de alguien desconocido al que difícilmente hubiese podido ayudar.

Psicofonía

Nos odia

Año 1990

Tal vez podría referirse a unos insultos que proferí en voz alta tras escuchar unas palabras degradantes a una entidad.

Psicofonía

¡Por favor, no te vayas, no me inclino, no hace falta, luz, luz, luz, luz, luz!

Año 1990

¿Cómo ayudar cuando no sabes de qué manera hacerlo?

Psicofonía

Porque queremos verle papi de todo lo blanco

Año 1990

Comentario tan bello como oscuro.

Psicofonía

Primero es poner

Año 1990

Una advertencia de que todo exige una entrega.

Psicofonía

¿Qué quieres?

Año 1990

Voz de niño precedida por un golpe metálico. También podría interpretarse por "te tiene".

« 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 »

El experimentador


Luis de la Fuente

Luis de la Fuente

A modo de resumen

Los primeros intentos de transcomunicación los llevé a cabo durante las navidades de 1989. La razón que me impulsó a iniciar las experiencias de grabación fue el fallecimiento repentino de Inma y Alvaro, dos personas jóvenes y llenas de proyectos cuyas pérdidas, coincidentes prácticamente en el tiempo, me dejaron profundamente marcado, hasta el punto de modificar incluso mi trayectoria profesional, por aquel entonces ligada al cine profesional. Con ambos tenía proyectos que el infortunio truncó de forma abrupta e inesperada. Tras estas pérdidas trágicas me dispuse a comprobar si la comunicación con las personas fallecidas podría ser posible, obteniendo mis primeros resultados tan sólo unos días después de iniciar las pruebas. En las grabaciones, efectuadas prácticamente en su totalidad en mi domicilio, empleé televisores, transistores desintonizados o ruido de agua como soporte. Para llevar a cabo las experiencias de grabación no son necesarios costosos equipos, pero sí grandes dosis de paciencia, constancia en la experimentación y por supuesto fe en el contacto. Resulta indispensable el empleo de auriculares para la escucha de las parafonías, pues éstas pueden estar enmascaradas por el ruido de soporte, por otra parte indispensable. Si desea saber cómo registrar las voces, pinche aquí. Si desea conocer las páginas de otras personas que llevan a cabo experiencias de transcomunicación, pinche en este otro enlace.