Angya
Luis de la Fuente. Fragmento de la novela corta "Las Sombras" (2005)
 

Angya
Estaba en la sala cuando la vio entrar. Angya era, sin lugar a dudas y con diferencia, la mujer más atractiva que había visto jamás. No muy alta, pero estilizada, sus facciones, extraordinariamente delicadas, parecían haber sido cinceladas con una precisión fuera de este mundo: los labios finos y carnosos; la nariz, ni grande ni pequeña, proporcionada y ligeramente respingona; el cabello rubio, suelto, formando una melena que le llegaba a los hombros y le daba un aire despreocupado y jovial. Y sus bellísimos ojos azules, ¡oh, Dios mío!, eran como dos ventanas desde las que su alma acariciaba con delicadeza todo lo que se encontraba a su alrededor. ¿Era posible que aquella bellísima mujer, en cuyo rostro el paso del tiempo aún no había dejado huella, le doblase la edad? Fue un instante muy breve, pero ella debió captar todos y cada uno de sus pensamientos, porque cuando Miguel volvió en sí la descubrió mirándole con fijeza y sin pestañear a través de sus ojos del color del mar al atardecer, como si se tratara de una aparición. Cuando Angya distendió sus facciones y le sonrió, obsequiándole con un par de besos, Miguel creyó deshacerse.

 
Alquiler de apartamentos
 
 
 
Textos breves
Luis de la Fuente
Alberto Garijo
 
Transcomunicación
Psicofonías y psicoimágenes
 
In Memoriam
In Memoriam
 
Enlaces de interés
Enlaces de interés
 
Contacto
staff[arroba]dosautores.com
 
Alquiler de apartamentos
 
Scooters de movilidad
 
Advertencia legal: todos los contenidos de esta página están sujetos a copyright.
Cualquier plagio de los textos o imágenes publicados en www.dosautores.com será puesto en conocimiento de los juzgados de Madrid y/o San Sebastián.
Esta actuación se hará extensiva a la publicación de la totalidad, o parte del texto, fuera o dentro de internet, sin consentimiento por escrito del correspondiente autor.
 
Ayudan a mantener este espacio en la red:
www.25kmh.es
www.alquilerplaya.com