Narraciones breves
Narraciones breves

 

Narraciones breves
 
Historia de un amor
 
Historia de un amor
 
Historia de un amor
Luis de la Fuente (10-07-2023).
Narración breve
 
La farola iluminaba de ambarino la esquina en la que se encontraba el café, así como una ostentosa berlina oscura de gama alta estacionada frente al amplio ventanal del local; en su interior, bañado por una suave penumbra que invitaba a la melancolía, y a resguardo de la incipiente nevada, el único cliente con el que aún contaba el establecimiento, un atractivo sujeto de mediana edad que vestía una refinada americana sin corbata, movía lentamente en círculos su vaso de whisky sin levantar la vista de la mesa frente a la que se hallaba sentado. El hombre alzó la mirada y contempló con seriedad la desierta callejuela a través del frío vidrio del ventanal...

La conoció en la barra del bar de aquel magnífico hotel en el que ella se hospedaba. Fue una conversación de no más de veinte minutos que se le hizo extraordinariamente corta y que acabó en un almuerzo en su compañía; le cautivaron sus modales, su delicadeza en el vestir y su exquisita y equilibrada belleza, dorada por su cabello con mechas cayéndole a ambos lados de la cara y azul celeste por el color de sus pupilas transparentes que lo miraban con franqueza. Quedaron citados frente a la puerta del hotel a eso de las ocho. Cuando detuvo
su pequeño descapotable de los ochenta junto a ella, le obsequió con una preciosa sonrisa y, tras una cautivadora mirada de complicidad, subió al automóvil procurando que la falda de su vestido negro no quedara atrapada por la puerta del vehículo. Antes de que la noche convirtiera los rascacielos en innumerables puntos de luz y las avenidas en ríos de diminutas luminarias en ordenado movimiento, subieron a la esquina de la azotea de ese hotel ubicado en el cincuenta de Bowery, al recoleto rincón desde el que tantas veces había observado germinar amores ajenos, y que a esas tempranas horas del atardecer aún era bañado por una suave música sin estridencias. La noche fue un continuo cruce de miradas, de roces, de amagos, de un conocerse contando medias verdades que apenas importaban porque la única certeza era el deseo de estar juntos. Tantas veces como se imaginó aproximándose a ella para besarla se contuvo, no sólo porque el final de su estancia era inminente, también era consciente que tras el deseo de aquella mujer de ser amada se escondía un entramado de relaciones y compromisos forjados a lo largo de una vida que con su marcha deberían ser rehechos. Se despidió de él en la puerta de su hotel con un beso dulce en la mejilla y un «jamás te olvidaré» que pronunció con aire grave mirándolo abiertamente a los ojos.

Circunspecto, bajó la vista hacia su vaso de whisky, lo apuró de un sorbo y, tras abandonar el bar, se dirigió hacia su lujoso automóvil cubriéndose con la chaqueta de la nevada, que había arreciado como la soledad ante una sentida ausencia.
 
Disponible en PDF.
https://youtu.be/bxuRCOeP7Qc
Califique el texto bajo estas líneas. Será de ayuda para otros lectores.
 
Calificación del texto:
(0 sobre 10)
Votado 0 veces.
Vota:
Powered by DRBRatings · PHP Hosting
 
 
 
 
Advertencia legal: las narraciones y relatos de Luis de la Fuente y Alberto Garijo están sujetos a copyright. Se emprenderán acciones legales contra cualquier persona que plagie los mismos. Esta actuación se hará extensiva a la publicación de la totalidad, o parte de un texto, fuera o dentro de internet, sin permiso por escrito de su correspondiente autor.